Prohibir, cuando corresponde.

12 Ago

Una entrada de Borgeano que me ha llegado al corazón!.

El Blog de Arena

020

Prohibido el ingreso de animales. Todos hemos visto un cartel como éste a la entrada de un comercio o de un edificio. Ayer vi uno de tantos y se me ocurrió que bien podríamos aplicar esa regla a nuestra propia vida. Claro, hago la aclaración de que hablo de animales no en el sentido de mascotas animales de compañía; los cuales casi por definición entran fuera de la categoría de meras bestias. 

Extendiendo un poco la misma idea podríamos preguntarnos: si no permitimos que nadie entre a nuestra casa con los pies llenos de barro ¿Por qué dejamos que nos pisoteen a nosotros mismos una y otra vez? Si alguien quisiera romper los cristales de nuestra habitación lo detendríamos a cualquier precio, incluso llamaríamos a la policía si hiciera falta ¿Entonces por qué dejamos que nos rompan el alma en cientos de pedacitos mínimos y, peor aún, después los…

Ver la entrada original 54 palabras más

Anuncios

Sentirme, apoyarme, escucharme, cuidarme para sentirte, escucharte, apoyarte y cuidarte...

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s